5 dic. 2008

Qué son los rituales

Recuerdo que hace años un ritual para mí era algo que por ser desconocido, temía y a la vez respetaba. Me valía de las ideas y de los prejucios que forman ya parte del inconsciente colectivo. Tememos lo que desconocemos.
Al ir poco a poco leyendo e investigando sobre su razón, su liturgia, el significado de sus símbolos, fui comprendiendo y dejé de temer. Empecé a verlos como algo hermoso, valioso. A modo de breve introducción y valiéndonos de nuevo del libro de La danza en espiral, ésto es lo que dice...

En un ritual,Cada gesto, cada herramienta, cada poder invocado resuena a través de las capas de significado para despertar un aspecto de nosotros mismos.
Las formas externas son tan sólo un pretexto para facilitar las visualizaciones interiores.
En el ritual, suspendemos la incredulidad, de la misma manera que hacemos cuando estamos mirando una obra de teatro: dejamos que las funciones crítica y analítica se relajen para que el yo más joven,es decir la mente inconsciente,pueda responder plena y emocionalmente a lo que ocurra.
En el ritual es necesario el juego, la representación, el humor para poder comunicarnos con el inconsciente que es a quien va dirigido.Esto suele ser la llave para abrir los estados más profundos de la conciencia,ya que las verdaderas enseñanzas nunca pueden ser explicadas ni analizadas, tan sólo intuidas o sentidas.Es decir que van más allá de las palabras.
Por lo tanto, necesitamos los rituales para que el inconsciente responda mejor a los actos, los simbólos,las cosas tangibles de modo que este cambio de la conciencia es representado utilizando una rica colección de herramientas.

Las herramientas, es decir,los objetos físicos que se utilizan en el ritual ,son representaciones tangibles de las fuerzas invisibles. La mente es la que realiza verdaderamente la magia, sin embargo las herramientas son una ayuda para comunicarnos con el insconsciente , el cual responde mejor a lo tangible que a lo abstracto.
La acción de llevar a cabo un ritual despierta entonces todas las partes del ser y nos pone en contacto con la mente, la energía, las emociones el cuerpo y el espíritu.