14 oct. 2008

El Despertar de la Diosa



La  Bella durmiente
Su despertar simboliza el despertar de la conciencia.
Puede ser visto en un plano individual y colectivo.
Individual en el que cada mujer va despertando a su verdadera condición de Diosa, en el sentido que es la creadora, la sanadora, la transformadora de la vida. Pues su preciosa energía femenina está fuertemente conectada a la de la tierra.
Colectivamente porque tras muchos siglos de patriarcado, es ahora cuando la madre tierra vuelve a despertar, a convocar a sus hijas. Para lograr entre todas sanar el planeta.
En palabras del maestro Osho, es necesario equilibrar las energías. Y situar la de la mujer en el plano que le corresponde.Es la única forma de restaurar el equilibrio planetario.
Os aliento a que no tengaís miedo hermanas mías y abráis vuestros corazones con amor y plena confianza. Asumid la responsabilidad que os corresponde y las experiencias y encuentros que os irán preparando para el cambio, llegaran hasta vosotras. Estad alertas y aprovechad las oportunidades.
Es importante añadir que los hombres también son bienvenidos y además necesarios a gestar también dentro ellos este cambio.
La verdadera conciencia femenina no pretende desplazar la energía masculina y tomar su lugar. Se trata de encontrar elEQUILIBRIO entre ambos. Tratarse con amor, respeto e igualdad, conociendo y aceptando amorosamente las diferencias entre ambos.

Jordi Pigem Filósofo de la ciencia (segunda parte)

En sus textos usted hace referencia al hombre moderno como un individuo "alienado" por su concepción separativa del mundo, una criatura incapaz de sentirse integrada o "realizada" en el cosmos.¿ No sería la ciencia otra forma de alienación, dado que sus premisas de investigación son también separativas? ¿ Cómo sería una ciencia capaz de ofrecer un conocimiento que "realice"al hombre en el cosmos?

Otra idea clave de los fundadores de la ciencia moderna es el propósito de controlar y dominar a la naturaleza. Descártes,por ejemplo, lo dice claramente en su Discurso del método.Desde luego, en los cuatro siglos transcurridos desde entonces hemos aprendido a dominar la naturaleza cada vez más. Y el dominar tiene un precio: quedamos separados de lo que hemos querido dominar. Por otra parte, esa idea de dominar la naturaleza tal vez sea sólo una ilusión.  Sólo entendemos la naturaleza superficialmente, y muchos de los cambios que hemos producido nos pasarán factura,por ejemplo, el cambio climático. Esa voluntad de controlar la naturaleza ha conducido a amontonar animales en las granjas porque se supone que nada sienten, pero eso trae consecuencias como la epidemia de la gripe aviar. Sí que hay algo intrínsecamente separador en la ciencia moderna. Se tiende a analizar las partes y a perder de vista el todo.  Y así se fragmenta el conocimiento en especialidades incompatibles.
 Hace falta integrar el enfoque analítico en visiones mucho más amplias y holísticas. Necesitamos una nueva revolución científica que en vez de separarnos del cosmos, nos reconcilie con él.

Ética Ecológica
Hoy está de moda el replanteamineto constante de nuestra relación con la naturaleza y se habla de desarrollo sostenido, de energías renovables, de usos responsables, re reciclaje, etc. ¿Echa en falta en este lenguaje algo importante que nos pueda ayudar a crear una relación con la naturaleza más efectiva y afectiva?

La ética ecológica está hecha de pequeños actos cotidianos, que pueden tener más o menos valorpráctico y que tienen siempre, como mínimo, valor simbólico. Todo eso es importante.Pero hay una cuestión de fondo que es nuestra relación la naturaleza. Digo naturaleza y no "medio ambiente" , que me parece un concepto terrible. El medio es algo exterior y el ambiente es también exterior, de modo que "medio ambiente" es una redundancia que indica algo doblemente exterior a nosotros. De ahí a ver la naturaleza como un montón de recursos que podemos usar a nuestro antojohay sólo un paso. Pero la naturaleza no es algo externo, es parte de lo que somos, aunque llevamos unos cuantos siglos intentando negarlo. Desde hace más de trienta años hay suficiente informaicón que señala que el rumbo de nuestra sociedad es insostenible.Pero ese rumbo apenas a variado. Sería mejor tener menos información y más sabiduría.

Jordi Pigem Filósofo de la ciencia (Primera parte)


Este es un artículo que la revista Agenda viva hizo a Jordi Pigem en el 2006 . Me pareció realmente tan increíble, que lo quiero incluir en mi blog y ayudar si cabe, a su difusión. Sé que es largo , aunque he intentado resumirlo un poquito. Pero creedme que es asombroso lo que dice este filósofo de la ciencia. Leedlo a ratos si queréis,pero leedlo,por favor! Lo haré en varias partes no sólo para que resulte más cómo de leer, sino también de escribir ; ).
Comenzamos:
En una entrevista le oí decir que el telescopio (un invento que se dice revolucionó la ciencia) en vez de acercarnos al cosmos, nos alejó de él. ¿ Nos podría desarrollar esta paradójica afirmación?


Es una de las paradojas de la tecnología. una cosa es contemplar un parque Natural en un documental y otra caminar por los parajes de ese parque Natural, viendo y sintiendo directamente el encanto de todo lo que hay allí.El documental mostrará imágenes que nosotros no alcanzamos a ver. Y sin embargo, si podemos elegir, casi todos preferiríamos una hora de experiencia directa en ese lugar que ver un documental. Volviendo a la pregunta, si miramos con un telescopio a Venus, el detalle de lo que observamos aumenta enormemente.Pero eso es muy distinto de la experiencia que podemos tener de Venus si lo contemplamos con nuestros ojos: el lucero del alba o el atardecer, envuelto en la luz del crepúsculo, brillando sobre el horizonte mucho más que las estrellas que lo rodean. Esa luminaria era para los griegos el brillo de la diosa Afrodita; para los mayas era la estrella Quetzalcóatl. Y esa figura era próxima porque formaba parte de la experiencia directa, del contexto inmediato de la vida humana, de los mitos que vertebraban su forma de entender el mundo.Ahora se ha convertido en un objeto astronómico y remoto que nada tiene que ver con nuestro día a día.Griego,s egipcios y muchos otros pueblos regulaban prácticas y fiestas en función del curso de los astros. Hoy ese contexto se ha perdido en gran medida . Conocemos docenas de logos comerciales o camisetas de equipos deportivos pero la mayoría de la gente en el cielo nocturno sólo reconoce la Luna y poco más.


Sabemos que los científicos medievales y anteriores, cuando miraban el firmamento veían en él realidades sobrenaturales. El cosmos era un reflejo del hombre y había continuidad, transparencia e inteligencia, y la capacidad de interiorizar una enseñanza y un destino humanos. Los astrofísicos actuales nos hablan de un cosmos oscuro, inerte, frío e incomprensible. Se nos asegura que nuestros antepasados estaban dominados por una mirada mítica e inexacta y que ahora "sabemos más". ¿ No cree que la visión actual tiene también mucho de mítica?

El cosmos de Platón, Dante y Shakespeare estaba en proporción con la escala humana. Hombres y mujeres eran microcosmos del universo. Después de Shakespeare esta experiencia parece haberse olvidado. Desde hace siglos vivimos divorciados de la naturaleza y huérfanos del contexto cósmico. Sólo desde hace poco empieza a renacer la sed de volver a sentirnos plenamente parte de la naturaleza y el cosmos. A diferencia de los pueblos indígenas y las culturas tradicionales, una característica única de la vida moderna es que ve el cosmos como algo frío e inerte y en última instancia sin sentido. Los libros de texto y los medios de comunicación nos inculcan un mundo en el que no hay inteligencia ni sentido fuera de la mente humana.
Es una visión deprimente, cómo han señalado diversos autores y algún psiquiatra. Creo que no debería sorprendernos que en un mundo así haya una enorme incidencia de la depresión y de las patologías auto destructivas. Y sin embargo se trata sólo de una manera de ver las cosas. Nuestra visión del mundo no es una verdad irrefutable, sino una visión particular que en última instancia se basa en supuestos que no son científicos sino metafísicos. En este sentido la visión actual del cosmos es un mito. Parte de nuestro mito es creer que nuestra visión es imparcial, objetiva y nada antropocéntrica. Reducir la naturaleza y el cosmos a mecanismos inertes, y creer que todo sentido e inteligencia reside exclusivamente en la mente humana es un antropocentrismo enmascarado.


Retorno a los bosques


Gran parte de este artículo no es mío,pero he considerado que era no sólo bonito e importante, sino además, revelador. Hacía tiempo que los bosques llamaban mi atención y lo siguen haciendo. Era y es, una imperiosa necesidad - casi un asunto de vital importancia para mí-adentrarme en un bosque. No sabía bien por qué sentía esto y leyendo a Clarissa Pinkola Estés y a Jean Shinoda Bolen, lo comprendí.
Quisiera compartir esta información por si sucede lo mismo dentro de vosotras.

El retorno a los bosques, a la vida natural,implica una conexión con lo más profundo, bello y sano que hay en nosotras. La vuelta al bosque, no sólo en un sentido metafórico sino real, es un aprendizaje esencial y vital, implica aprender a cuidar el planeta. Ir al bosque es ir al encuentro de la naturaleza salvaje, vincularnos con los ciclos sabios y profundos del cuerpo, de la Tierra,y, de alguna manera salir de lo convencional, de lo intelectual, de la opresión social que nos desnaturaliza cada vez más y nos aleja de la fuente, de nosotras mismas. El bosque es volver a nuestra naturaleza profunda, a una vida ritmada por los ciclos naturales integrados en un todo mayor.
Regresar al bosque es retomar el contacto con lo natural, lo genuino.
El bosque es un lugar de crecimiento espiritual para las mujeres.Es en la naturaleza donde la mujer encuentra el alimento que su ser necesita para renovarse, reconectar consígo misma y a su vez con la tierra.

13 oct. 2008

Jean Shinoda Bolen y la canción de los elementos


Algunos paisajes o canciones nos afectan como los sueños. Nos sumergen en un reino arquetípico mucho más profundo, donde experimentamos las imágenes, sentimientos, intuiciones o sensaciones que no podríamos experimentar de otro modo. Avalon existe donde lo divino habita en la naturaleza y despierta el anhelo del peregrino. Donde existe divinidad femenina, existe el acceso a Avalon.

Jean Shinoda Bolen -Extracto de su libro "Viaje a Avalon"-

Aprovechando las palabras de Jean Shinoda,quiero compartir una canción que desde que la oí por primera vez,me transportó a ese reino arquetípico, a Avalon. Viajé de golpe a otro tiempo, donde mujeres, como hermanas eran una con la tierra, dignas hijas..., se tomaban de las manos y cantaban en la naturaleza, invocando la lluvia, a los elementos..uniendo su voz sanadora con la del viento, el fuego...y así ser las portadoras de su magia.

ëste cántico me lo pasó una hermana del círculo de mujeres de Madrid. GRACIAS por dármelo a conocer,porque es precioso!Traduzco la canción, que aunque sencilla, es realmente muy poderosa.
"La tierra, el aire, el fuego, el agua, regresen, regresen, regresen.." se repite a lo largo de toda la canción.
Que regrese el tiempo en que volvamos a ser una con la Tierra y todas seamos como hermanas, trabajando en su nombre, sanando a nuestros hijos, nuestros padres y hermanos, maridos..y a ella.

video

El grupo se llama Libana. Ésta es su web por si queréis conocerlas.
http://www.libana.com/

Recuerda quién eres


Todas somos sacerdotisas.Siervas de la Gran Madre. Lo recordemos o no. Como hijas suyas,Elejimos ser portadoras de su magia, de su energía sanadora. A través de nuestra creatividad ella se revela.De la compasión , del amor, es que se manifiesta. Su trabajo está dotado de una espiritualidad especial que conecta el Ser con su reino.
A Través de su trabajo, ofrece consuelo,paz, amor y esperanza. Sana el alma de todos los "Niños" del mundo.Sin importar la edad.Los ayuda a adentrarse de nuevo en su reino.Todos son "niños perdidos" que se han desvinculado por completo de ella, hasta no reconocerla, negarla, rechazarla. Pero, ella, como Madre, los aguarda pacientemente a que regresen a casa. Porque ella es la Gran Madre. Ella, la portadora de la vida, la que alimenta, la que ofrece consuelo en su regazo verde acariciado por el viento.Une tu latido al suyo y hallarás consuelo. Une tus manos y la sentirás. Está ahí, siempre ha estado, no eres huérfano. Regresa a casa, regresa.
Recuerda quién eres. Eres hija de los elementos, del agua, de la tierra, del fuego, del viento. 
Sé que aún no lo has olvidado, dentro de tí habita una parte con una existencia natural, pura.
Aun hay tiempo de recuperar, de rescatar, de resanar. 
Recuerda quién eres hija de la tierra.