13 oct. 2008

Recuerda quién eres


Todas somos sacerdotisas.Siervas de la Gran Madre. Lo recordemos o no. Como hijas suyas,Elejimos ser portadoras de su magia, de su energía sanadora. A través de nuestra creatividad ella se revela.De la compasión , del amor, es que se manifiesta. Su trabajo está dotado de una espiritualidad especial que conecta el Ser con su reino.
A Través de su trabajo, ofrece consuelo,paz, amor y esperanza. Sana el alma de todos los "Niños" del mundo.Sin importar la edad.Los ayuda a adentrarse de nuevo en su reino.Todos son "niños perdidos" que se han desvinculado por completo de ella, hasta no reconocerla, negarla, rechazarla. Pero, ella, como Madre, los aguarda pacientemente a que regresen a casa. Porque ella es la Gran Madre. Ella, la portadora de la vida, la que alimenta, la que ofrece consuelo en su regazo verde acariciado por el viento.Une tu latido al suyo y hallarás consuelo. Une tus manos y la sentirás. Está ahí, siempre ha estado, no eres huérfano. Regresa a casa, regresa.
Recuerda quién eres. Eres hija de los elementos, del agua, de la tierra, del fuego, del viento. 
Sé que aún no lo has olvidado, dentro de tí habita una parte con una existencia natural, pura.
Aun hay tiempo de recuperar, de rescatar, de resanar. 
Recuerda quién eres hija de la tierra.